Un aperitivo sencillo, rápido y resultón.


Coger los garbanzos que os hayan sobrado de un cocido y triturarlos hasta conseguir un púre muy fino. Pasarlos por un colador y aliñarlos con un poquito de comino molido, ajo muy picadito, perejil picado y aceite de oliva virgen extra.

Esta pasta que habéis obtenido se denomina humus.

A continuación, cortar en la máquina cortafiambre o con un cuchillo unas láminas muy delgadas de calabacín y zanahoria.

Blanquearlas en agua, escurrirlas, secarlas y ponerlas una montando un poquito sobre la siguiente encima de un papel de plástico hasta hacer un rectángulo de quince centímetros de largo.

rellenar en el centro con pasta de humus y enrrorllar como si de un cigarrillo se tratar.

Meter al frigorífico y mantener por espacio de al menos tres horas.

Cuando lo vayáis a servir, sacar y cortar en taquitos de dos centímetros de largo. Quitar el papel y colocar en vertical en un plato.

Calentar y aderezar con un chorrito de aceite de oliva virgen extra y unos cristales de sal maldon.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Queso Cabrales. Francis Egea 2016.

Falso risotto de sepia con gallo asado. Francis Egea 2016.

Foie mi cuit con higos a la plancha. Francis Egea 2016.