Sopita de maíz y patata revolcona.


Para hacer las patatas revolconas cocemos un kilo de patatas sin piel, bien lavadas y cacheladas con una pizca de sal y un chorrito de aceite de oliva. Cuando el agua rompa el hervor, bajamos el fuego al mínimo y cocemos por espacio de 25 minutos hasta que estén tiernas. Escurrir el agua y aplastar las patatas con un tenedor. Salpimentar ligeramente.
Por otro lado picar un par de dientes de ajo en brunoise muy fina y dorarlo levemente en un dl de aceite de oliva. Cuando empiece a dorar, retirar del fuego y añadir una cucharada colmada de pimentón dulce de la Vera. Agregar rápidamente la mezcla que acabamos de hacer sobre las patatas y trabajar con el tenedor hasta que quede una pasta homogénea. Probar de sal y reservar en lugar caliente hasta el momento del servicio. Terminar el aperitivo con un poquito de cebollino recién picado.

Para hacer la sopita de maíz coger 250 g de maíz y ponerlo a cocer con un cuarto litro de agua y un cuarto litro de nata. Salpimentar y pasados diez minutos triturar y pasar por un chino o por un fino. Añadir un dl de caldo de ave sustancioso y levantar nuevamente al fuego. Agregar en el fuego 15 g de mantequilla fresca y montar con la ayuda de una varilla. Mantener muy caliente. En el momento del servicio, poner en un vaso de chupito y decorar con un poquito de Paprika o de pimentón picante de la Vera.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Queso Cabrales. Francis Egea 2016.

Falso risotto de sepia con gallo asado. Francis Egea 2016.

Foie mi cuit con higos a la plancha. Francis Egea 2016.